• 868 078 652

02 Apr

Después de vacaciones, nuestros alumnos de 1er Ciclo recibirán la visita del escritor uruguayo Ricardo Alcántara, que cuenta en su haber con numerosos premios y galardones:

En 1979 ganó el premio Serra d’Or que por primera vez era otorgado a un libro no catalán. Después de este premio, ha sido galardonado en diversos certámenes literarios. Es una muestra la obtención del Premio Austral Infantil del año 1987 por Un cabello azul.

La consagración definitiva le llegó con el Premio Lazarillo, el año 1987, con Un cuento grande como una casa. El año 1990 obtuvo también el premio Apel·les Mestres con Carne y uña. Ha figurado en la Lista de Honor del Banco del Libro en Venezuela y del CCEI en España. También fue seleccionado para la Antología del Cuento Español (University of Nebraska, EUA). La novela ¿Quién quiere a los viejos? ha sido seleccionada para la exposición The White Ravens 1997, que organiza anualmente la Biblioteca Internacional de Munich.

Nuestros alumnos se han preparado para este encuentro y han leído estas obras:

images_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy imagescayuni8h imagescao78y2y

 

Tomás era un muñeco simpático, alegre y divertido. Sus mejores amogos, la pelota, la muñeca y el tren, lo acompañaban a todas partes, aunque a veces tuvieran que soportar su mal humor.Un día, al despertar, Tomás encontró una gomad e borrar que a primera vista parecía común y corriente. Pero pronto comprendió que aquel objeto iba a cambiar su vida y la de sus amigos.

Julián era un niño ejemplar para sus padres: limpio y ordenado, nunca se enfadaba y obedecía sin rechistar. Pero vivía acosado por los miedos, que le impedían cumplir su mayor deseo: montar en el tren fantasma del parque de atracciones. Hasta que un día no tuvo más remedio que enfrentarse a lo inevitable.

Tomás es un niño que vivía en una caja de zapatos. Allí se aburría un poco pero, por otro lado, se sentía muy seguro. Sin embargo, un día encontró un lápiz, dibujó un puerta y salió a ver el mundo. Luego dibujó una mariposa, una flor… Hasta que un día tropieza con una pelota que le estaba esperando.

Leave a Comment