• 868 078 652

05 Jul

 

Es el turno de que nuestros pequeños científicos nos demuestren lo que han aprendido.

¡El globo que no explota!

Nos dejó a todos muy sorprendidos. La vela es una fuente de calor y añade energía térmica a cualquier objeto que toca. El caucho del globo sobre una llama provoca que éste no pueda resistir la temperatura lo que permite que el globo estalle. Si el globo tiene agua en su interior, el calor se transfiere al agua, la cual necesita mucho tiempo para calentarse, por lo tanto, el caucho no se calienta lo suficiente como para explotar.

¡La pimienta que huye!

Al verter pimienta en un recipiente con agua, flotará porque, aunque nuestros ojos no lo vean, sobre ella se crea una especie de capa invisible que la sujeta, lo que se conoce como la tensión superficial del agua.

Al echar el jabón líquido rompemos esta tensión superficial en el centro y así la pimienta “huye” hacia los lados, donde el jabón aún no ha llegado. ¿Magia? No, ciencia.

Leave a Comment